Invertir en Porsche

Invertir y comprar acciones de Porsche

Dónde y cómo comprar acciones de Porsche online

Invertir en Porsche

Comprar acciones de Porsche

 

Porsche es una de las marcas de coches más valoradas en el mundo entero. Por ello, mucha gente cree que es una opción bastante interesante para invertir.

Para conocer un poco más quizás sea interesante saber la historia de la marca.

1948 – 1950

Marcada por la Guerra

Aunque la historia del fabricante alemán comienza oficialmente con el desarrollo del modelo 356 (1948), lo cierto es que, años antes, Ferdinand Porsche ya había diseñado varios proyectos para otras marcas a través de su propia oficina de ingeniería. De hecho, suyo es el Volkswagen Beetle, vehículo del que adquirieron sus rasgos los primeros Porsche. Es en la localidad austríaca de Gmünd donde, en el verano de 1947, Ferry Porsche comienza a construir el roadster biplaza con motor trasero y chasis de aluminio basado en el proyecto Volkswagen que había iniciado su padre. En febrero del año siguiente, el 356 “Nº 1” está listo para rodar y compite en Innsbruck -obtiene el mejor resultado de su categoría-, como una puesta a punto de cara a su posterior producción. Le sigue el prototipo 356/2, también creado sobre la base de un chasis de aluminio diseñado por Erwin Komenda: en 1950 ya hay fabricadas 52 unidades en versión coupé y cabrio. Este crecimiento hace que, un año antes, la producción vuelva a Stuttgart, donde en la década de los treinta Ferdinand había puesto en marcha su oficina de ingeniería.

1951 – 1960

La herencia de Volkswagen

Una vez que la producción se traslada a Alemania, comienza a utilizarse acero como materia prima para la construcción del chasis del 356. La producción es modesta (unas 100 unidades al año), aunque una década más tarde aumenta hasta las 25.000 unidades. A mediados de los ’50, Ferry Porsche considera necesario fabricar un nuevo modelo que esté en consonancia con los aires de modernidad que ya empiezan a respirarse en la marca. La idea es desvincularse de la herencia de Volkswagen en lo que se refiere a motores y componentes: la única herencia que debe conservar el sustituto del 356 es la colocación del propulsor y la refrigeración por aire. El objetivo último de Porsche es crear un modelo más exclusivo y potente. Mientras, las sucesivas generaciones del 356, A, B y C, aumentan por miles el número de unidades producidas y, con ellas, el éxito de una marca que todavía no se ha convertido en una fábrica de sueños.

1961 – 1970

El nacimiento de un mito: llega el 911

Tras estudiar diferentes soluciones para diseñar el sustituto del 356, al final se impone la propuesta del hijo mayor de Ferry, Ferdinand Alexander. Este planteamiento hace que el padre deseche su idea de un deportivo de cuatro plazas en favor de una estética más agresiva, que aún se mantiene impertérrita hoy en la segunda generación de la serie 997. Nace así el proyecto conocido como “901”: un coupé 2+2 plazas con un motor bóxer de 6 cilindros desarrollado por Ferdinand Piëch, el sobrino de Ferry Porsche. El primer prototipo puede verse en el Salón de Fráncfort en 1963, aunque la presentación del modelo de producción no tiene lugar hasta octubre de 1964. La razón por la que cambia su denominación de “901” a “911” se debe a que Peugeot reclama su derecho sobre las tres cifras con el cero en medio para sus modelos. Al 911 coupé, que comparte sus inicios con la última serie del 356, le siguen a mitad de década variantes de nuevo cuño como el Targa, a medio camino entre el coupé y el cabrio.

1971 – 1980

La era de la potencia

Poco a poco, Porsche incrementa su capacidad de investigación. Este hecho motiva que amplíe sus instalaciones y traslade ciertas operaciones al que actualmente es el Centro de Desarrollo de Weissach. La marca de Stuttgart comienza a desarrollar variantes cada vez más potentes. Entre 1972 y 1973 produce el 911 Carrera RS 2.7, una versión que puede ser homologada fácilmente para la competición. Un año más tarde nacen los 911 Turbo, 912, 924 y 928; los dos últimos destacan por tener un concepto diferente al del 911, ya que están propulsados, respectivamente, por un motor 4 cilindros en línea y un V8 (ambos colocados en posición delantera). Por otro lado, el 928 logra además convertirse en el primer modelo deportivo elegido “Coche del Año en Europa” (1978).

1981 – 1990

Resurge como el Ave Fénix

A comienzos de los ’80 se piensa que la era del 911 ha finalizado, sobre todo a raíz de la llegada del 928. Sin embargo, el emblemático modelo resurge con más fuerza que nunca. A mediados de la década se presenta el poderoso 959, que, gracias a su motor bóxer de 450 CV, sobrepasa los 300 km/h; hace su debut en el París-Dakar de 1985. En total, se fabrican 292 unidades del “Über-Porsche” (Súper Porsche). Coincidiendo con el 25º Aniversario del lanzamiento del 911, en 1988 se presenta el primer modelo equipado con tracción total, el Carrera 4. Dos años más tarde se ofrece en las versiones Coupé, Targa y Cabrio. Además, en estas mismas fechas nace la tercera generación del 911 Turbo, correspondiente a la Serie 964.

1991 – 2000

Nuevos aires

El decenio no augura unos resultados demasiado halagüeños. Sin embargo, la presentación del Porsche 911 993 en el Salón de Fráncfort (1993) inicia una etapa muy exitosa para el fabricante alemán. Con este modelo, del que posteriormente surgen otras variantes -además del Carrera RS (300 CV) y del GT2 (430 CV), entre otros-, vuelven a utilizarse materiales más ligeros y resistentes para la construcción del chasis, como el aluminio. Asimismo, surgen nuevas soluciones, como el cambio automático Tiptronic S, que ha perdurado prácticamente hasta nuestros días. En esta década nace además el Boxster, un modelo que se construye en conjunto con el 911 996 para aprovechar la mayor cantidad de recursos (véase los faros con forma de lágrima). Ya en 1997, se presenta definitivamente el 911 996; es considerado todo un avance en la ingeniería de la automoción aplicada a los coches deportivos: propulsor bóxer de 6 cilindros, cuatro válvulas y, por vez primera, refrigeración por agua. Durante estos años inicia su gestión el actual presidente, Wendelin Wiedeking.

2001 – Act

David se come a Goliat

La llegada del Cayenne en 2002, el primer “SUV deportivo” de Porsche, trae consigo la inauguración de una nueva planta en Leipzig y, una vez más, las críticas de los defensores de la pureza de la marca alemana. Sin embargo, las cifras revelan lo contrario: el todocamino, construido en cooperación con Volkswagen, se convierte en un superventas y sube los beneficios de la marca como la espuma. La segunda generación, presentada a finales de 2006, incorpora por primera vez el sistema PDCC (Porsche Dynamic Chassis Control). Otras novedades de la primera década del Siglo XXI son el Cayman, un modelo a medio camino entre el Boxster y el 911; el más reciente Panamera, el primer Gran Turismo de cuatro puertas del fabricante germano; el primer modelo diésel, el Cayenne, fruto de las sinergias de grupo; y el Macan hermano pequeño del Cayenne. Además, Porsche cuenta ya con variantes híbridas del Cayenne y el Panamera.  Actualmente, Porsche ostenta más del 50% del accionariado del Grupo Volkswagen, lo que la convierte en una de las empresas más fuertes a nivel mundial. Además, está previsto que la firma continúe su escalada hasta alcanzar el 75% del accionariado.

Comprar acciones de Porsche Pagina web oficial de Porsche España  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>