Un fondo de inversión es un patrimonio formado por las aportaciones de muchos inversores (partícipes), que es administrado en su nombre por una sociedad especializada (entidad gestora), y cuyos valores se encuentran custodiados por una entidad —generalmente un banco o caja de ahorros— a través de la cual se efectúan los cobros y pagos normales en el funcionamiento del fondo (entidad depositaria). De esta definición se extrae que los sujetos intervinientes en un fondo de inversión son los partícipes, la entidad gestora y la entidad depositaria.

30.1. Partícipes

Los partícipes son quienes realizan las aportaciones y se convierten en copropietarios de los valores en que la sociedad gestora invierte el patrimonio del fondo. Cada uno de los partícipes posee un porcentaje del patrimonio común, determinado por la proporción que represente su aportación. El patrimonio del fondo está dividido en participaciones de iguales características que confieren a los partícipes, en unión de los demás partícipes, un derecho de propiedad sobre el fondo. Las participaciones pueden representarse en certificados nominativos sin valor nominal o de cualquier otra manera en la que conste de modo cierto la titularidad del partícipe. El número de participaciones no es limitado y aumenta o disminuye en función de que aumente o disminuya la suscripción o el reembolso de las participaciones.

Los fondos de inversión se encuentran al alcance de cualquier inversor, si bien existen ciertas diferencias en cuanto a la aportación mínima inicial. Normalmente se exige el importe de una participación como inversión mínima, aunque también se puede exigir un determinado valor monetario que va desde los 60 euros hasta los 6.000, e incluso más, dependiendo del tipo de fondo.

La forma de realizar aportación a un fondo es a través de la compra de participaciones. El valor en euros de la inversión realizada dará como resultado un número determinado de participaciones, que no variará en tanto no se realicen nuevas aportaciones o se reembolsen parte o la totalidad de las mismas. De esta forma, el valor de la inversión variará cuando lo haga el conjunto de las inversiones realizadas por el fondo. Así, si se revaloriza la cartera del fondo aumentará el valor de cada participación (permaneciendo constante el número de las mismas), y al contrario, si la cartera pierde valor disminuirá igualmente el valor de cada aportación. El valor de cada participación será el resultado de dividir el patrimonio del Fondo entre el número de participaciones en circulación.

La forma de recuperar la inversión (desinversión) es a través del reembolso de las participaciones, mediante comunicación a la entidad gestora, que vendrá obligada a devolver el importe de cada participación por su valor liquidativo. Este valor liquidativo es el que correspondería a cada participación bajo el supuesto teórico de que el fondo se vendiese.

Se calcula dividiendo el patrimonio neto del fondo entre el número de participaciones en circulación: VL = PN = VC + RN nn

Donde:

VL = Valor liquidativo del fondo.

PN= Patrimonio neto del fondo.

VC= Valor de la cartera del fondo.

RN= Rendimiento neto del fondo, después del Impuesto sobre Sociedades.

n = Número de participaciones en circulación.

El valor liquidativo aplicable a las suscripciones y reembolso deberá ser especificado en el folleto informativo del fondo, en el que se especificará si para las suscripciones o reembolsos se tomará el valor liquidativo del mismo día de la solicitud (que se publican al día siguiente) o del día siguiente a la solicitud (que se publican dos días después).

30.2. Sociedad Gestora

Las SGIIC son sociedades anónimas cuyo objeto social consistirá en la administración, representación, gestión de las inversiones y gestión de las suscripciones y reembolsos de los fondos y sociedades de inversión. En España, la entidad gestora debe estar autorizada y registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores, órgano encargado de su supervisión. Las principales funciones de las SGIIC son:

– Gestionar las IIC, que engloba:

• Gestión de activos.

• Administración de la IIC:

– Servicios jurídicos y contables en relación a la gestión de laIIC.

– Consultas de los clientes.

– Valoración y determinación del valor liquidativo (incluyendo régimen fiscal aplicable).

– Control del cumplimiento de la normativa aplicable.

– Llevanza del registro de partícipes o accionistas.

– Distribución de los rendimientos.

– Suscripción y reembolso de participaciones de fondos y, en su caso, adquisición y enajenación de acciones de IIC.

• Comercialización de participaciones o acciones de la IIC, bien por cuenta propia o mediante agentes o apoderados.

– Redactar el reglamento de gestión del fondo y otorgar con el depositario, tanto el correspondiente contrato constitutivo o, en su caso, la correspondiente escritura pública de constitución del fondo como, en su día, los documentos o escrituras de modificación o liquidación del mismo.

– Ejercer todos los derechos inherentes a los valores integrados en el fondo, en exclusivo beneficio de los partícipes.

– Llevar la contabilidad del fondo, con la debida separación de la de la SGIIC, y efectuar la rendición de cuentas en la forma prevista en la Ley y en el Reglamento.

– En aquellos casos en los que las participaciones estén representadas por medio de anota- ciones en cuenta, la SGIIC deberá otorgar, junto al depositario, la escritura pública.

– Determinar el valor de las participaciones.

– Emitir los certificados de participación en el fondo y demás documentos.

– Efectuar el reembolso de las participaciones.

– Acordar, si procede, la distribución de los resultados del ejercicio.

– Seleccionar los valores que deban integrar el fondo, de acuerdo con lo previsto en su reglamento de gestión, y trasladar al depositario las instrucciones relativas a la liquidación de las operaciones.

– Ejercer, con especial atención al derecho de asistencia y voto en las juntas generales, todos los derechos políticos inherentes a los valores integrados en el conjunto de IIC que gestione, siempre que el emisor sea una sociedad española y que la participación de la SGIIC en la sociedad tuviera una antigüedad superior a doce meses y siempre que dicha participación representara, al menos, el 1% del capital de la sociedad.

– Dejar constancia en el correspondiente informe anual de su política en relación con el ejercicio de los derechos políticos inherentes a todos los valores integrados en el conjunto de IIC que gestione siempre que el emisor sea una sociedad española.

– Remitir al depositario toda aquella información que éste precise para el ejercicio de sus funciones.

– Atender y resolver las quejas y reclamaciones que los accionistas de sociedades de inversión o los partícipes de fondos de inversión puedan presentar, relacionados con sus intereses y derechos legalmente reconocidos.

A estos efectos, las sociedades gestoras deberán contar con un departamento o servicio de atención al cliente encargado de atender y resolver las quejas y reclamaciones. Previa autorización de la CNMV, las SGIIC podrán delegar en una tercera entidad la gestión de activos o la administración de la IIC, si bien, nunca podrá delegar la totalidad de las funciones en relación con las IIC cuya gestión tengan encomendada. Las SGIIC deberán disponer, en todo momento, de un capital social mínimo de 300.000 euros íntegramente desembolsado. Esta cantidad deberá ajustarse dependiendo del patrimonio de la IIC que gestione en una proporción del:

— 5‰ si el patrimonio es inferior a 60 millones de euros;

— 3‰, en lo que exceda de dicha cuantía, hasta 600 millones de euros;

— 2‰, en lo que exceda de esta última cantidad, hasta 3.000.millones de euros;

— 1‰, en lo que exceda de esta cifra, hasta 6.000 millones de euros;

— 0,5‰ sobre el exceso de esta última cantidad.

— 5‰ del valor efectivo del patrimonio gestionado a terceros, cuando la SGIIC realice la actividad de gestión discrecional e individualizada de carteras.

— Cuando la SGIIC comercialice acciones o participaciones de IIC, los recursos propios mínimos deberán incrementarse en una cantidad de 100.000 euros con carácter previo al inicio de tal actividad, más un 0,5‰ del patrimonio efectivo de los partícipes o accionistas cuya comercialización haya realizado directamente la SGIIC.

Las SGIIC no podrán, en ningún caso, emitir obligaciones, pagarés o efectos análogos, ni dar en garantía o pignorar los activos en que se materialicen sus recursos propios mínimos. Asimismo, sólo podrán acudir al crédito para financiar los activos de libre disposición, y con límite máximo del 20% de sus recursos propios. La sociedad gestora, para cada uno de los fondos de inversión que administre, y las sociedades de inversión deberán publicar para su difusión entre los accionistas, partícipes y público en general un folleto completo, un folleto simplificado, un informe anual, un informe semestral y un informe trimestral, con el fin de que, de forma actualizada, sean públicamente conocidas todas las circunstancias que puedan influir en la apreciación del valor del patrimonio y perspectivas de la institución, en particular los riesgos inherentes que comporta, así como el cumplimiento de la normativa aplicable.

Las Sociedades Gestoras de Instituciones de Inversión Colectiva (SGIIC) pueden percibir del Fondo una remuneración en forma de comisión de gestión y/o de suscripción y reembolso, que no podrán exceder de los límites comentados anteriormente al tratar las Características generales de los Fondos de Inversión.

30.3. Entidad Depositaria

La entidad depositaria es la encargada de la custodia de los activos que componen la cartera del fondo y del control de la actuación de la entidad gestora. La función del depositario puede ser realizada por un banco, caja de ahorros (incluida la CECA), cooperativa de crédito o por Sociedades y Agencias de Valores. Las principales funciones del depositario son:

• Redactar, en conjunción con la sociedad gestora, el Reglamento de gestión de los Fondos de Inversión y otorgar la escritura pública de constitución, así como las escrituras de modificación o liquidación.

• Asumir ante los partícipes o accionistas la función de vigilancia de la gestión realizada por las sociedades gestoras de los fondos de inversión o por los administradores de las sociedades de inversión, especialmente en lo relativo al mantenimiento de los límites de las inversiones y los coeficientes establecidos.

• Emitir en unión con la sociedad gestora los certificados de las participaciones en los fondos de inversión que estén representadas a través de dichos títulos. Asimismo, podrán solicitar a las entidades encargadas de los registros contables, por cuenta y en nombre de los partícipes, la expedición de los certificados cuando se trate de participaciones representadas mediante anotaciones en cuenta.

• Velar por la regularidad de las suscripciones de participaciones cuyo neto abonarán en la cuenta de los fondos.

• Satisfacer, por cuenta de los fondos, los reembolsos de participaciones, cuyo importe neto adeudará en la cuenta del fondo. Para ello, deberá supervisar los criterios, fórmulas y procedimientos utilizados por la sociedad gestora para el cálculo del valor liquidativo de las participaciones.

• Velar por los pagos de los dividendos de las acciones y los beneficios de las participaciones en circulación, así como cumplimentar las órdenes de reinversión recibidas.

• Cumplimentar, en su caso, por cuenta de las instituciones, las operaciones de compra y venta de valores, así como cobrar los intereses y dividendos devengados por los mismos.

• Velar por el respeto de la legalidad en la actuación de la sociedad gestora cuando actúe como comercializadora de fondos de inversión.

• Ejercer las funciones de depósito o administración de valores pertenecientes a las IIC, responsabilizándose en los casos en que no desarrollen directamente las mismas.

• Realizar cualquier otra función que sirva para la mejor ejecución o como complemento de las funciones de custodia y vigilancia.

La Entidad Depositaria puede recibir del fondo una comisión como remuneración de sus servicios que no podrá exceder del 0,2% anual del valor nominal del patrimonio del fondo, o del 0,15% anual si la política de inversión del fondo es invertir un promedio mensual del activo de al menos un 90% en valores de renta fija y con un plazo remanente de amortización o reembolso igual o inferior a 18 meses. Legalmente se exige independencia entre las entidades gestora y depositaria, puesto que ninguna entidad podrá ser depositaria de fondos gestionados por una sociedad gestora perteneciente al mismo grupo, salvo cuando se cumplan, entre otras, las siguientes condiciones de separación: deben tener consejeros y administradores distintos, la sociedad gestora y depositaria han de tener domicilios y centros de actividad diferentes, que la dirección efectiva de la sociedad gestora sea realizada por personas independientes del depositario, etc.

30.4. Comisión Nacional del Mercado de Valores

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es el órgano competente para autorizar el proyecto de constitución de las IIC o, en su caso, la constitución de aquellos fondos cuyo documento constitutivo no se formalice en documento público. La resolución de las solicitudes de autorización deberá producirse en todo caso antes de los cinco meses posteriores a su recepción, de forma que si se supera dicho plazo, el silencio administrativo será positivo. La CNMV establecerá las categorías de IIC en función de su vocación inversora y las IIC deberán facilitar la información sobre su propia vocación a los partícipes y accionistas, así como incorporar en sus estatutos o reglamentos los elementos básicos de su política de inversión.

En definitiva, la CNMV actúa mediante una supervisión de carácter prudencial y para ello:

— analiza su proyecto de creación, verificando que se ajusta a la Ley.

— controla, a través de información mensual sus riesgos, solvencia y liquidez.

— controla su operativa con socios y partícipes, y en especial la información remitida a los mismos, que se incorpora a sus registros públicos.

— mantiene un registro público de participaciones significativas en el capital o patrimonio y de entidades gestoras.

Sujetos intervinientes en los fondos de inversión
Valora nuestro esfuerzo