Aunque las características generales de los fondos son comunes para todos ellos, existen diferencias entre los distintos fondos de inversión según su política de inversión, es decir, según la intención de los gestores de los fondos de invertir el patrimonio en una clase de activos financieros o en otra.

Queda patente que dependiendo de los activos en los que invierta un fondo su riesgo será mayor o menor, puesto que no es lo mismo invertir el Deuda Pública que invertir en renta variable. De ahí que haya una gran variedad de fondos dependiendo de la combinación de activos financieros en los que invierta.

Obviamente, cada fondo ha de publicar dentro de su folleto su vocación inversora y ha de informar al suscriptor de en qué activos y en qué proporción invierten el patrimonio. De esta forma, el inversor podrá determinar el nivel de riesgo que pretende asumir, así como el horizonte temporal de la inversión.

Según su vocación inversora, los fondos de inversión se pueden clasificar en cinco categorías generales:

• Fondos de Renta Fija: Son aquellos que invierten la mayoría de su patrimonio en activos de renta fija. El riesgo en estos fondos es menor, lo que implica que su rentabilidad también sea baja. Dentro de esta tipología se encuentran los fondos monetarios, que invierten exclusivamente en activos de renta fija a corto plazo.

• Fondos Mixtos: Invierten parte de su patrimonio en activos de renta fija y el resto en renta variable.

• Fondos de Renta Variable: Invierten la mayor parte de sus activos en renta variable.

• Fondos Globales: Son aquellos que no tienen definida con exactitud su política de inversión. No tienen definidos de antemano ni el porcentaje de sus activos que invertirán en renta fija o variable, ni la moneda, ni los países de procedencia, etc. En esta categoría se pueden encontrar fondos con altos niveles de riesgo.

• Fondos Garantizados: Son fondos que aseguran que, como mínimo, se conserva a una determinada fecha la totalidad o una parte de la inversión inicial. Han tenido un gran auge en los últimos años, y por ello le dedicamos un apartado más adelante.

Actualmente, la oferta de fondos de inversión españoles abarca un total de 18 categorías. En el siguiente cuadro resumimos los tipos de fondos y sus características: Además de estas categorías, los FI pueden presentar especialidades en la inversión como:

— Fondtesoros. Fondos que invierten fundamentalmente en deuda del Estado español.

— Fondos índice. Son aquellos que deciden las inversiones tomando como referencia o replicando un determinado índice bursátil o de renta fija.

— Fondos de fondos. Son aquellos que invierten en participaciones de otros fondos de inversión.

— Fondos principales. Son aquellos cuyos partícipes no son personas o entidades, sino otros fondos de inversión, que se denominan «subordinados».

— Fondos subordinados. Son los que invierten todo su activo en un fondo principal.

— Fondos denominados en divisas. Son aquellos que pueden calcular el patrimonio y el valor de las participaciones en monedas distintas del euro, así como admitir suscripciones y reembolsos en dichas monedas. Esta circunstancia debe recogerse expresamente en el Reglamento.

— Fondos multimarca, que son aquellos que se comercializan con distintas referencias comerciales o marcas. Todas ellas deben incluirse en el reglamento. En la publicidad no basta con indicar la referencia comercial utilizada, sino que también hay que informar de la denominación «oficial» del fondo.

31.1. Fondtesoros

Son Fondos de Inversión caracterizados porque sus fondos se invierten en Deuda del Estado. Se encuentran regulados principalmente en la Orden EHA/2688/2006, de 28 de julio, sobre convenios de colaboración relativos a Fondos de Inversión en Deuda del Estado. Actualmente, existen tres modalidades de FONDTESOROS (FONDTESORO largo plazo FI, FONDTESORO corto plazo FI y FONDTESORO PULS FI, cuyas características generales, que son aplicables tanto a un fondo como a un compartimento del mismo, son las siguientes:

• Deberán invertir el 70% del patrimonio del fondo (o compartimento) en Deuda del Estado en euros, en cualquiera de sus modalidades (incluidos los bonos emitidos por los «FTPymes» que cuenten con el aval del Estado, hasta el limite del 20% del patrimonio) y un máximo del 30% en otros valores de renta fija distintos de la Deuda del Estado negociados en un mercado secundario organizado y que cuenten con una calificación crediticia otorgada por alguna de las agencias reconocidas por la CNMV equivalente o superior a A+, A1 o asimilados, así como en depósitos en entidades de crédito que tengan reconocida esa calificación mínima y en instrumentos del mercado monetario que cumplan ese requisito, todos ellos denominados en euros.

• Inversión mínima inicial: Deberá existir al menos una clase de participaciones en el fondo (o compartimento) en las que la inversión mínima exigida inicialmente a los potenciales partícipes no sea superior a 300 euros.

• El sistema de retribución a los partícipes será en régimen de capitalización, mediante la continua reinversión de las rentas obtenidas.

• El fondo (o compartimento) podrá utilizar instrumentos financieros derivados con la finalidad de asegurar una adecuada cobertura de los riesgos asumidos en toda o parte de la cartera, como inversión para gestionar de modo más eficaz la cartera o en el marco de una gestión encaminada a la consecución de un objetivo concreto de rentabilidad, conforme a los objetivos de gestión previstos en el folleto informativo y en el reglamento del fondo. Los instrumentos derivados deberán tener como subyacente valores de renta fija, tipos de interés o índices de renta fija, todos ellos en euros y de acuerdo con la normativa general reguladora de estas inversiones para las IIC.

• En los FONDTESORO a largo plazo la normativa aplicable permite, pero no obliga, que la Sociedad Gestora repercuta individualmente a los partícipes una comisión de reembolso no superior al 1% del valor de las participaciones reembolsadas, que se aplicará exclusivamente a los reembolsos que se produzcan durante el primer año de permanencia del partícipe en el fondo (o compartimento). Asimismo, y sin perjuicio de lo dispuesto anteriormente, se aplicará sobre el valor de reembolso de las participaciones que hayan sido adquiridas dentro de los 30 días previos a dichos reembolsos, un descuento a favor del fondo(o compartimento) del 2% del valor de las participaciones reembolsadas. A estos efectos se entenderá que las participaciones reembolsadas son las de mayor antigüedad. Las particularidades de cada fondo son:

• FONDTESORO largo plazo FI: El fondo (o compartimento) definirá su política de inversión como de renta fija con duración objetivo de su cartera superior a doce meses. La suma de las comisiones de gestión y del depositario cargadas anualmente al fondo (o compartimento) no podrá exceder del 1,25% del valor de su patrimonio medio diario durante el ejercicio.

• FONDTESORO corto plazo FI: La política de inversión del fondo (o compartimento) se definirá como de renta fija con una duración objetivo no superior a doce meses. La suma de las comisiones de gestión y del depositario cargadas anualmente al fondo (o compartimento) no podrá exceder del 1,05% del valor de su patrimonio medio diario durante el ejercicio.

• FONDTESORO PLUS, FI: Además de invertir en los activos mencionados anteriormente para los FONDTESOROS, también puede invertir (dentro del 30% destinado a otros valores distintos de Deuda del Estado) en valores de renta variable negociados en un mercado secunda- rio organizado de la Unión Europea, todos ellos denominados en divisas de países de la Unión Europea. En todo caso, el valor de las posiciones netas al contado y en derivados sobre renta variable y divisas no podrá superar el 30% del patrimonio del fondo (o compartimento). La suma de las comisiones de gestión y del depositario cargadas anualmente al fondo (o compartimento) no podrá exceder del 1,35% del valor de su patrimonio medio diario durante el ejercicio.

31.2. Fondos garantizados

Como ya hemos dicho, los Fondos Garantizados son aquellos fondos que aseguran que, como mínimo, se conserva a una determinada fecha la totalidad o una parte de la inversión inicial. Los fondos garantizados presentan ciertas características que deben ser bien conocidas antes de la suscripción, ya que pese a la relativa seguridad que ofrecen pueden no resultar adecuados para todos los inversores:

a) Condiciones para la efectividad de la garantía. Restricciones a la liquidez

Los fondos garantizados tienen un horizonte temporal recomendado de inversión que coincide con el plazo para el que se garantiza la conservación del capital. Es decir, no es aconsejable invertir en un garantizado si se prevé que pueda necesitarse el capital antes de la fecha prevista de vencimiento de la garantía (que suele fijarse entre 1 y 6 años, según los fondos). A diferencia de los no garantizados, estos fondos están diseñados de manera que no resulta aconsejable la entrada o salida de partícipes durante el plazo de garantía, debido a las siguientes particularidades:

— Periodo inicial de comercialización, durante el cual se puede aportar dinero al fondo sin que se aplique la comisión de suscripción (que puede llegar a ser, como ocurre con frecuencia, el 5% de lo invertido). En su caso, las rentabilidades ofrecidas están condicionadas a que la inversión se haya realizado dentro de este periodo.

— Sólo tiene derecho a la garantía los partícipes que mantengan su inversión hasta la fecha de vencimiento de la misma: las participaciones reembolsadas antes de ese momento no están garantizadas. Si por algún motivo el partícipe necesita reembolsar antes del vencimiento de la garantía, recibirá por sus participaciones el valor liquidativo que corresponda a la fecha de reembolso, y que podrá ser superior o inferior al inicial. Además, en general también tendrá que hacer frente a la comisión de reembolso (hasta un 5% del capital).

En resumen, los partícipes que entren después del periodo de comercialización o que reembolsen antes de la fecha de vencimiento de la garantía podrán sufrir una importante penalización en la rentabilidad, e incluso perder parte de su inversión inicial. Existen algunos fondos que cuentan con las llamadas «ventanas de liquidez». Estas ventanas son fechas predeterminadas en las que el partícipe puede reembolsar total o parcialmente sin pagar comisión de reembolso, siempre que se respeten los plazos de preaviso (se detallan en el folleto y suelen oscilar entre tres días y una semana, excluyendo los días inhábiles). Se trata de una apreciable ventaja para el inversor, porque suaviza la iliquidez de este tipo de productos. Sin embargo, el partícipe deberá tener en cuenta que se aplicará al reembolso el valor liquidativo que corresponda según la fecha de solicitud, por lo que no se beneficiará de la garantía y podrá perder parte de la inversión realizada.

b) ¿Qué sucede al vencimiento de la garantía?

Los fondos garantizados ofrecen la conservación del capital invertido (o de una parte de él) en una fecha futura predeterminada, la «fecha de vencimiento de la garantía». Cuando llega el vencimiento, pueden suceder dos cosas: que la gestora ofrezca una nueva garantía, en las condicio- nes que en ese momento determinen los mercados, o que el fondo deje de ser garantizado y continúe funcionando como un fondo «normal».

Por tanto, en el ámbito de los fondos de inversión el término «fecha de vencimiento» se refiere al vencimiento de la garantía, ya que el fondo no vence.

A medida que se aproxime la fecha de vencimiento de la garantía, la gestora enviará a los inversores una carta informándoles sobre los cambios que se producirán en el fondo. Si al partícipe no le interesa mantener su inversión con las nuevas condiciones tiene derecho de separación gratuito, lo que significa que podrá reembolsar sus participaciones sin pagar la comisión de reembolso. Es muy importante que el inversor esté atento a las comunicaciones que recibe de su entidad financiera, ya que si no responde se entiende que desea mantener su inversión durante el nuevo plazo de garantía. El partícipe debe ser consciente de que, tras el vencimiento de una garantía, y una vez transcurrido el periodo durante el cual se puede ejercer el derecho de separación gratuito, los reembolsos se realizarán a precio de mercado, y existe la posibilidad de que éste sea inferior al que se alcanzó en el momento del vencimiento de la garantía. Además, es probable que tenga que hacer frente a la comisión de reembolso.

c) Cálculo de la posible rentabilidad

Los fondos garantizados aseguran, en todo o en parte, la conservación del capital invertido al cabo de un plazo predeterminado. Sin embargo, no todos garantizan la obtención de una rentabilidad adicional. Dentro de la actual oferta de fondos garantizados en nuestro país, pueden distinguirse hasta el momento dos grandes grupos:

— Los fondos garantizados de renta fija (GRF) suelen asegurar, además de la conservación del capital invertido, un rendimiento fijo en la fecha de vencimiento de la garantía. Para saber con precisión cuál es la rentabilidad anual que realmente se está ofreciendo, conviene consultar la TAE (que se informa en el folleto del fondo siempre que sea posible su cálculo).

— Los llamados fondos garantizados a vencimiento (GRV), en general, sólo garantizan el capital invertido inicialmente. Ofrecen la posibilidad de obtener una rentabilidad vinculada (total o parcialmente) a la evolución de acciones, índices bursátiles, divisas u otros fondos de inversión. Si los mercados no evolucionan de la manera prevista, o no se cumplen determinadas condiciones descritas en el folleto, es posible que el partícipe no obtenga ninguna rentabilidad por su inversión.

Debe tenerse en cuenta que, a pesar de su denominación, la característica de que la garantía sólo es exigible a una fecha determinada (vencimiento) no es exclusiva de este grupo, sino que se refiere también a los garantizados de renta fija. Para el partícipe puede resultar extremadamente difícil saber de manera realista qué rentabilidad cabe esperar, cuando ésta depende de la evolución de determinados instrumentos subyacentes.

Hay que tener en cuenta que la presentación comercial de estos productos puede tender a sobredimensionar las expectativas de rendimientos. Por muy positivas que sean las previsiones sobre la evolución de los mercados, al invertir en un garantizado es necesario saber con exacti- tud si existe o no alguna garantía de rentabilidad.

Tipos de Fondos de Inversión según su política de inversión
Valora nuestro esfuerzo